miércoles, 14 de diciembre de 2016

Cansada del dolor de mi vientre, cansada de los úteros místicos, cansada de la sobrevaloración de la menstruación, cansada de la mujer madre que sangra y debe estar agradecida, cansada que me hagan creer que eso es lo natural, a mi me duele, me molesta, no me interesa pasarlo mal y soy consciente de ello, no me vengan con sus cuentos felices que no me los compro porque yo decido en mi cuerpo y mi vida. 

Desde hace un tiempo que pensaba en cómo el feminismo o más bien el seudo feminismo que no es otra cosa que machismo disfrazado, ha hecho creer a muchas mujeres que su labor es el de madre, le ha dado un realce casi mágico y mistico a la menstruación, a la sangre y lo que conlleva el útero por su cualidad de materno, lo ha cosificado y puesto en una posicición casi de caliz sagrado dador de vida (aclaro que estoy de acuerdo en que cada uno es libre de creer en lo que quiera y que tampoco estoy de acuerdo en los comerciales de toallitas con sangre azul) pero el asunto es otro. 

Qué de diferente tiene eso con las visiones patriarcales de siglos en que la mujer es ante todo madre y cuidadora, con la función nutridora  y eso me abruma , me molesta y asusta.

 Bien por las que deciden ser madres, bien por las que no lo pudieron decidir, bien por la que No quieren ser madres y no estan dispuestas a que el ser mujer se convierta en un arquetipo más. Otra cosa muy diferente es la función de la crianza que todos podemos realizar y que creo en esta sociedad falta mucho por hacer porque aun el niño es la propiedad de los padres y la crianza sea como sea queda en lo privado "la propiedad privada" aunque paradojalmente deja a lo público como las escuelas la responsabilidad del cuidado casi diario de los niño, en fin...

No todas vivimos una menstruación agradable, y no por eso no somos conscientes de nuestros cuerpos, nuestros cambios hormonales y anímicos, y creanme que intenté con hierbitas todo tipo de cosas. Cada vez que leo o veo una imagen con esta fascinación tan extraña  para mi del útero dudo , desconfío y me pregunto si aquellas mujeres que tan felices depositando su sangre sagrada en las lunas llenas les ha tocado vivir un sindrome premenstrual porque tal vez si yo no hubiese vivido algo asi también andaria bailandole a la luna, no lo sé. 

Tampoco quero decir que sean opciones contrarias, si no que me sorprende la facilidad y falta de reflexión que existe sobre eso , naturalizar algo que es natural, sobrevalorar algo que es íntimo y persnal, darle toques mágicos que sobrepasan lo chanta y hippie chala.


Estoy de acuerdo que cada una hará lo que le acomoda y le hace más feliz y que si algún día decidiera "ser madre" que para mi es más que engendrar y dar a luz , es probable que lo haga lo más " natural " posible, pero no traten de convencer aun más a las ya convencidas. Informar está bien, informar erróneamente, mitificar y/o convencer no me parece.

Creo que estamos en una sociedad en que se sobrevalora y se premia lo contrario y se cree erróneamente que el respeto y la tolerancia se tratan de dejar pasarnos a llevar, los más abiertos solo dejan entrar sus creencias ya arraigadas y se cierran inmediatamente con un pensamiento diferente y hasta ahi queda lo abiertos .

También creo que una de las formas de crecer y nutrirnos es en base al diálogo, pero ese diálogo genuino, abierto a la discusión con contenido y a la reflexión. El construirnos como personas y como  mujeres por lo que realmente somos o queremos o no ser, es una lucha dificil que el machismo ha manchado y ojo que no hablo de los hombres cuando hablo de machismo, si no también de las muchas mujeres que le hacen tortas a su útero reproductor y se autodefinen única y exclusivamente como madres, y entiéndase nuevamente que no tengo nada con eso, pero me gustaría saber qué las hace definirse así o si realmente nacen de otros esas definiciones porque estoy segura que esas madres son eso y mucho más. 


 

viernes, 19 de agosto de 2016

Dolor


Sigue siendo difícil escribir una despedida a mi madre,
a ti , a la mujer más importante en mi vida.

Es curioso como de un segundo a otro nos cambia la vida, vida que quizás podría haber sido un poco más linda, pero NO...

La vida ya ha cambiado y algo en mi ha muerto, algo en mi se quebró.
Estoy muerta en vida, con mis sombras que vuelven a aparecer
con mis dolores, mis miedos y
mi inseguridad.

No puedo convencer a mi alma que ya no estarás.

La vida continúa dicen.. y eso es lo peor.
Que todo "sigue igual" cuando por dentro te partes en dos y desearías no estar
simplemente no estar más.
Cerrar los ojos y desaparecer

Tal vez algún día que cierre los ojos al despertar todo habrá sido un sueño...
Mientras tanto la vida continúa

                                                             lenta, sombría, gris
como la vida que siempre ha sido
y que intentaba colorear.