lunes, 20 de enero de 2014

21 de enero


Volví a nacer a los 24 años, el día de la serpiente, del verano noctámbulo, de un calor que derrite las ideas, los recuerdos y la piel. Volví a nacer entre gritos y lágrimas.
Mañana es 21 de enero, el día de mi cumpleaños, ni más ni menos que eso, un año más. Sé que muchas personas me saludarán y parecerán alegres, pero muchos de esos saludos serán falsos, por cumplir con algo casi como una obligación, un saludo frío y prefabricado que preferiria no escuchar, porque no lo siento, no sé si alguien realmente se alegre de verdad de que un día como hoy haya nacido, hace unos días leí una nota en mi antigua agenda de una persona importante para mí, que decia justamente eso, me alegro que un día como hoy hayas nacido porque gracias a eso pude conocerte, seguido por un espero que siempre seas muy feliz te amo, para mí las palabras se desvanecen, igual que las letras escritas en papel al pasar el tiempo, es probable que un día sin darme cuenta esas palabras ya no se noten, que la tinta se borre lentamente del papel al igual que lo que sentía esa persona por mí, seguramente ya no pensará lo mismo aunque esperaría equivocarme.
Aún es así , es curioso, me resultan curiosos los cumpleaños, un rito que antes me parecia un trámite, hoy me parece algo necesario, algo que sin querer esperaba que ocurriera, como un año nuevo interno, un cierre, un nuevo ser que renace en mí.

Y desde que dejé de escapar de la pena que me produce cerrar ciertos ciclos y alejarme de lo que me hace mal, soy más consciente de mí, de yo mujer, de yo completa, de yo.. la que siente, la que sufre, la que escribe y llora por las noches, las que ríe con cosas muy simples cuando nadie me ve, la que sueña con los que ya no están, la que he sido y la que soy ahora.

Soy la que me gusta ser, precisamente donde debo estar y con quienes quiero estar, sin más pretensiones que las de seguir creciendo y siendo feliz, ahora que he arrancado casi por completo del veneno de mis heridas, me siento más feliz, sigo siendo nostálgica y frágil, pero ahora soy más completa al utilizar todo de mí.

Creo que este es parte de mi final final y de mi nuevo comienzo, ser yo, ser solo yo, imperfecta, melancólica y sensible, yo mujer, amiga, hija, prima, amante, persona.
Yo la que seguirá creciendo y la que ya no tiene fin.

domingo, 12 de enero de 2014

Llegas sobre mi carne



Deslizándote en mis profundidades,
me llenas,
me tomas,
siento viajar tus dedos y tu lengua por sobre mi piel
suave y caliente.
te siento en mí, sobre mí ,
te quiero en mí , sobre mí,
amarrado a  mi calor devorante,
a mi pelo con puntas y espinas
con flores que huelen a castaña.

cruzas tu vida por entre mi cuerpo
de donde inútilmente creo escapar.
Voy silenciosa de mis pasiones a tus brazos,
a tu pecho, a tus piernas, a tu cuello
y me hundo en ti.

Me hundo en tu camino ardiente
y repentino de mi,
apostaría que no me esperabas.
que no esperabas noches húmedas
sobre tu cama.

Ven, acércate, no te alejes,
no temas de mi pasión, de mi intensidad
de mis locuras y de mi dolor,
acércate, no te alejes

quédate muy cerca , hasta donde te pueda
escuchar dentro de mí.

miércoles, 8 de enero de 2014

Muere

vete de mi vida, huye!,
tengo con tus heridas rodando sobre mi vida,
llévate tu aroma barato, tu voz,
tus canciones repetidas.
Tus notas imperfectas.

Vete sin despedirte, sin regresar jamás,
sin decir dónde vas o dónde estarás,
ni menos con quién estás,
porque al final , no eres nada.


vete minúsculo y cursivo,
creyéndote tu discurso
leyendo entre mis líneas,
predicando tu pasado.

Véte!, el mundo no se detiene
Y no quiero seguir siendo un espacio roto para ti.

Veté, aléjate y muere.
sombrío, elevado entre serpientes,
vacas y patas de camellos,
y entre ecos de acordes débiles e insignificantes.



Vete como lo que ahora eres,
NADA.



miércoles, 1 de enero de 2014

Happy New Year

Mira, no pido mucho,
solamente tu mano, tenerla
como un sapito que duerme así contento.
Necesito esa puerta que me dabas
para entrar a tu mundo, ese trocito
de azúcar verde, de redondo alegre.
¿No me prestás tu mano en esta noche
de fin de año de lechuzas roncas?...
No puedes, por razones técnicas.
Entonces la tramo en el aire, urdiendo cada dedo,
el durazno sedoso de la palma
y el dorso, ese país de azules árboles.
Así la tomo y la sostengo,
como si de ello dependiera
muchísimo del mundo,
la sucesión de las cuatro estaciones,
el canto de los gallos, el amor de los hombres.
Julio Cortázar